Feeds:
Posts
Comentários

Archive for maio \31\UTC 2010

Hold my hand, little darling.

Tell me that I’m your man and I’ll ride you anywhere.

Tell me that you wanna fly and I’ll show you the stars.

Tell me that you just wanna stay and I’ll beg you to lay.

Just tell me, little darling, do you wanna ride under the moonlight?

Anúncios

Read Full Post »

Read Full Post »

Read Full Post »

Un día te levantas en una cama que no es la tuya, en una ciudad que no es la tuya. Desayunas un desayuno que no es el tuyo y sales a pasear por calles que no son las tuyas. Te das cuenta de cuánto queda por descubrir y te acuerdas de cuánto ya ha sido descubierto. Caminas bajo el sol mientras el viento frío te corta la piel. Un día de estos que tanto te gustan. Sin nada en el pensamiento, te fijas en los detalles más mínimos. Recuerdas el día en que te dijeron que hay que mirar nuestra ciudad a través de los ojos de los turistas. Ojos puros, sin juicios, sin perjuicios. Ojos que pueden ver los detalles que nos pasan desapercibidos. Sigues tu camino sin destino y acabas en un parque. Precioso, inolvidable. Te acercas a hacer algunas fotos a los patos pero no demasiado, los patos atacan! Los rayos de sol te acercan al oído y te dicen que debes tumbarte. Te tumbas, solo, y dejas que el sol toque tus ojos cerrados. Decides guardar este momento y empiezas a hacerte fotos. Abres los ojos y a tu lado pasa un trabajador del parque que se ríe. Un olor floral invade el ambiente y le preguntas: can I bottle this smell? Se ríe otra vez, claro. Hay cosas que únicamente las entiendes tú. Como tumbarse en el suelo para hacer una foto. Tumbarse y sentir la humedad del césped en el pecho, barriga y piernas. No importa si te quedan 4 piezas de ropa limpia, ese momento vale más y solo tú eres capaz de entender. Como dar golpecitos en los dientes, caminar por la izquierda o entrar en cuarto de tu hermana por la noche, mientras ella duerme, para asegurarte de que las puertas de los armarios están bien cerradas. Sigues tu camino y acabas comiendo una macedonia de frutas en el puerto, mirando al río. Sigues en el sol y el viento frío te sigue tocando, tal cual un niño pequeño que no deja de llamarte: insoportable pero adorable. Coges un gran trozo de sandía y te lo llevas a la boca. Masticas muy despacio, para que no parezca que estás comiendo, sino bebiendo un zumo de sandía. Cosas que solo las entiendes tú. El próximo trozo es naranja apagado, un poco como tu estado de ánimo. Es un melón, te dicen. Te lo tragas. ¡Qué helado! En este mismo momento te entra un escalofrío, como los que te suelen entrar cuando piensas en una persona especial. Miras al río y más allá de lo que ves vienen imágenes de aquel camino tan adorable: un lago rodeado de árboles altos y casas de madera coloridas. Colores. Verde, azul, naranja, rojo, amarillo. Miras al cielo. Totalmente azul. Can I bottle this joy? Can I bottle these feelings?

Read Full Post »

You must remember this
A kiss is still a kiss, a sigh is just a sigh.
The fundamental things apply
As time goes by.

Read Full Post »

¿En cuántas cosas eres capaz de pensar mientras esperas a que el semáforo se ponga verde?

Una vida.

Read Full Post »

Emergency: love helps everything.

And Santa Claus comes every year. There is nothing like being in love. Nothing like being an university girl…

Read Full Post »

Older Posts »

%d blogueiros gostam disto: